Preparativos de boda  II   Capítulo  19 Jake

Como describiros mí despedida de soltero… Vampiros y lobos juntos! Increíble! Los chicos habían asado un cordero y un cochinillo que los vampiros les trajeron. Al menos eso es lo que comentaban. Lo que no me quiero imaginar es de donde los sacaron o si fueron ellos quienes los mataron. Refrescos y un poco de alcohol no demasiado..pero si un poquito para animar a los chicos. Fue muy especial. Incluso Edward siempre atento con su mirada penetrante , no lograba acostumbrarme a que fuese precisamente el que estuviese pendiente de nuestros pensamientos.

Emmet por supuesto se pasó la noche echando pulsos con todos los lobos. Primero Quill, luego Embry, así uno a uno hasta que llego con SAM.

– SAM, SAM, SAM Gritaron todos.

– Ajajajá Emmet gruñía

Carlaise estaba atento para que nadie saliese mal herido, era indiscutible que Emmet tenía una fuerza sobre humana.

Por fin el ganador indiscutible..

– Maldito chupasangre. Dijo SAM mientras todos reían a carcajadas.

– Hey lobito.. ¿Crees que puedes vencer a un  súper vampiro como yo? Dijo Emmet mientras reía y miraba a Jazzper. Un poco tenso todavía, parecía que no confiaba del todo en los lobos. Me preguntaba el por qué siempre estaba tan tenso. Edward se acercó.

– Jacob,  creo que él está preocupado por Alice. Nunca había estado tanto tiempo separado de ella. Y menos cuando quien sabe que están haciendo las chicas.

No le dije nada solo sonreí porque también me Sentía extraño sin la presencia de Ness.

Fue entonces cuando vid a un Edward diferente,  me rodeo el hombro con su brazo Marmóreo y  me dijo:

– Anda, no estés triste y disfruta de tu fiesta.

– Hey Hey Hey.. ¿Qué le pasa al cachorrito? ¿Es que no te lo pasas bien? dijo Emmet

– ¡Muchachos! Hora de darle al lobo lo que se merece.

Los chicos se acercaron.. Jazzper con una rapidez como la electricidad me agarro firmemente los brazos y me los coloco en la espalda.  No estaba seguro de lo que iba a suceder. Pero si me iban a atar.. ¡La llevaban clara! Sonreí.

– No se trata de eso cachorrito. Dijo Edward..

– ¡Sal de mi cabeza! Conteste inmediatamente  sonriendo.

Alguien inmediatamente me tapo los ojos con una tela negra. He de decir que apestaba a vampiro, pero era suave, no lograba ver nada aunque notaba como los demás hacían cosas delante de mi cara, el aire se movía muy rápido.

 

– ¿ves algo? Dijo Carlaise.

– Por supuesto que no. Conteste.

Edward apretó notablemente la tela negra.

– Hey Edward..Creo que así está bien.

Me movieron a una sala, debía ser donde estuve por la mañana, me resultaba muy familiar el olor de aquella estancia.

No me dio tiempo a  seguir mi olfato cuando note como  mis ropas desaparecían todo debió rasgarse. Pero no me había transformado.

– ¿Que está pasando? Pregunte.

– Tranquilo, vamos a ¡vestirte de una manera especial! Dijo SAM.

– Edward está  a punto de llegar con tu nueva ropa. Dijo Jazzper. Siempre serio.

– Pero si no necesito ropa!! Conteste.

– Si para hoy si, la que tenías puesta no creo que te sirva para volver a casa. Me dijo Quill.

– La que tenía  estaba bien. Comente.

– Aunch!!  ¡Me gusta más quitarle la ropita a Rosalie que a ti!  ¡Ella tiene mejor cuerpo!! Dijo Emmet

Todos los demás rieron , yo intente taparme mis cosas pero tenía demasiado bien atadas las manos.. Me costó un poco romper la cuerda pero  para cuando lo conseguí  Edward ya había llegado.

– A ver pórtate bien cachorrito y te daremos un premio! Dijo Jazzper.

– Esta bien.. ¡Pero de esto no me voy a olvidar! Dije divertido.

 

No me quitaron la venda de los ojos pero poco a poco me fueron indicando. Mete por aquí. Levanta esta pierna.  Me ataron algo a la altura de la cintura… y me colocaron unas botas. Y un gorro…

 

– Camina unos pasos.. Ya estamos acabando.  Dijo Jared.

– Está bien. Pero creo que os estáis pasando un poco.

– Sube un escalón… escuche a los chicos decirme algo lejos.

 

Supongo que lo que me están poniendo era un disfraz.. Escuchaba como todos reían en bajito..

– jajajaaj las carcajadas de Emmet.

– Ya verás cuando se vea!!– ese era Paul.

– Uff… no me gustaría estar cerca cuando se transforme.  Dijo Quill.

– jajájajá… me parece A ver visto a un lindo……

 

En ese momento me  me quitaron la venda.

 

– GATITO!!!!!!!  Gritaron todos a la vez.

 

Parecía entupido vestido de gato, era un gato negro.. Con una gran cola negra con la puntita blanca y en las piernas era igual.. Negras con las puntas de los pies negras…

– Ahhh..¿ Os parece gracioso? Miauuu.. Miauuu… hice la gracia.

Todos se rieron  y brindaron.. La verdad me Sentía realmente ridículo.

– ¡Así que de ser el gran jefe Quilleute a ser el gatito de los Cullen! Dijo Seth.

 

Todos volvieron a reírse mientras hacían fotos para tener de recuerdo.

 

– Gruñí porque eso no tenía gracia para mí. Pero esa era mi elección.. Y seria fiel a mi amor por Ness.

– Hey tenéis que reconocer ¡que no le queda del todo mal! Dijo emmet.

 

La fiesta siguió su curso, Jazzper se ocupó de poner música.. Los demás seguían comiendo y comiendo.. Me sorprendió muchísimo que por una vez en mi vida vi como todos y cada uno de los vampiros allí presentes brindaron con los lobos con champaña.. Todos bebimos ellos no pusieron buena cara pero por no hacer el feo todos brindamos por nuestro feliz matrimonio.

 

Las luces de la mañana estaban empezando a aparecer. Algunos de los chicos acabaron dormidos por la sala mientras  los demás, Charlábamos alrededor de la mesa.

 

En aquel momento los móviles de los vampiros empezaban a sonar… todos se levantaron y se fueron a otra sala. Aquello me preocupaba, ya que el teléfono que Edward me había dado no sonaba.  Enseguida  lo cogí y marque el núm. De Ness. Ahora si estaba preocupado ya que sonaba y sonaba pero ella no contestaba.

Me acerque a donde estaba Edward pero cuando fui al almacén  solo se encontraba Carlaise con cara triste.

 

– ¿Dónde están todos? ¿Qué pasa?  Ness no me descolgaba  el telf.

– Tranquilo Jacob.. Enseguida sabrás de que se trata… algo ha pasado pero todavía no sabemos qué. Vamos a la casa…estoy seguro que nos lo explicaran allí… dijo Carlaise.

 

Despertamos a todos los chicos y partimos todos a casa de los Cullen. Aquello me daba mala espina.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *