Capítulo 23    Estrategias de ataque.

Los licántropos aparecieron en forma humana para poder trazar bien la estrategia del rescate a Reneesme. Todos formamos un gran círculo.

 

  • Supongo que tendremos que improvisar, no sabemos bien como la tienen ni donde, estamos a ciegas. Dijo Eleazar.
  • Sí, pero será mejor que tengamos algún As sobre la manga por si nos surgen sorpresas, además esta vez somos más numerosos y más fuertes en caso de que tengamos problemas. Añadió Emmet.
  • Debemos ir a lo seguro, Nessy está allí y no podemos jugárnosla, no debe sufrir daño alguno. Añadió Bella.

 

Susurros y murmullos de todos los asistentes sobre qué posición era mejor tomar.

Zafrina, quería cegarlos a todos mientras Bella agrandaba el escudo para proteger a nuestra familia y amigos, más o menos repetíamos la última vez que nos enfrentamos a los Vulturis en el descampado, pero esta vez sin dudarlo acabaremos con ellos para que no molesten a nuestras familias nunca más.

 

  • Debemos pillarles por sorpresa. Dijo una voz de las manadas nuevas.
  • Si, será difícil, creo que nos estarán esperando, saben que iremos a por Nessy y estarán vigilando las entradas y sobre todo estarán más que preparados para la defensa y el ataque. Dijo Jazzper.
  • Ellos son expertos en aniquilar masas de vampiros, a los licántropos les tienen cierto recelo o miedo, ya que algunos han huido de algunos enfrentamientos que han tenido con vosotros, eso una baza a nuestro favor. Añade firmemente Carlaise.
  • No creo que nos tengan miedo, ellos saben cómo defenderse, simplemente tenemos que tener bien a la vista sus puntos más fuertes, y saber cómo mantenerlos a raya, solo de esa manera conseguiremos hablar, y luchar por lo que queremos.

 

Todo el mundo daba su opinión y hacia su propia estrategia, lo que estaba claro es que acudiríamos juntos, estábamos preparados, alimentados y teníamos el valor suficiente para de una vez por todas enfrentarnos y plantarles cara a esos malditos bastardos italianos que se creen los dueños del mundo y de las especies.

 

  • Debemos masacrarles, por todo el daño que nos han hecho. Susurraba

 

Al final, habíamos quedado en protegernos los unos a los otros, vigilar nuestras espaldas e intentar conseguir estar unidos en todo momento, ellos aprovecharían perfectamente bien las grietas que pudiesen encontrar aunque solo fuese para ponernos unos en contra de otros, Aro, era muy listo, y con solo el contacto de su mano podría analizar y ver todo lo que ese vampiro pensase o peor aún lo que pensábamos los demás, también podía ver además de lo que pensara el pasado de como habíamos planeado todo esto y, eso no nos convenía a ninguno de los aquí presentes.

 

 

Saldríamos al atardecer, algunos se habían ido a alimentar a última hora porque pensaban que la última sangre que les mantendría el cuerpo caliente les haría estar y sentirse más que fuertes ante la batalla que teníamos por delante.

 

Los minutos parecían horas, los vampiros que habían ido de caza ya habían vuelto, estábamos todos. Trepamos y nos movíamos por los tejados, así sería menos llamativo para la gente del pueblecito, los licántropos a pie, parecían jóvenes que estaban de viaje de fin de curso. Nadie sospechaba de lo que pasaría esa noche.

Mi estómago estaba compungido, claro, si pudiese, no estaba sedienta, pero sí que tenía miedo por cómo me encontraría a mi pequeño retoño. Tenía ganas de abrazarla y sentirla cerca de mí, el Deja vu de hace años cuando ellos fueron a Forks a matarnos a todos pasaba una y otra vez por mi cabeza.

 

Se hizo el silencio, algunos licántropos se transformaron y otros rodearon la mansión a pie para poder esconderse mejor. Los diferentes clanes que hoy nos acompañaban se separaron, unos subieron a los tejados de la mansión, otros fueron a las entradas y salidas más visibles y otros nos metimos por las vías rápidas de escape.

  • Rápido, debemos ser sigilosos. Comentaba Alice.
  • Si, vamos rápido. Dijo Esme
  • ¿Qué ves? ¿has tenido alguna visión hermanita? Emmet curioso.
  • Sí, he visto que nos vamos a encontrar compañía de camino, pero Edward se deshará de ellos antes que nos puedan ver. Llegaremos a donde Nessy muy pronto. Mi visión desaparece, allí entran en juego los licántropos.

 

Aquellas palabras me dejaron más calmada, ¿Significaba que estaba viva? ¿Estaba bien?

¿Aro le habría hecho daño? Necesitaba verla cuanto antes, Nessy era más que mi vida propia y ya hacía varios días que no sabía de ella, y eso me estaba matando lentamente de pena.

 

Corrimos todo lo que pudimos por unas grandes tuberías de plomo y hierro, el suelo hecho con ladrillos estaba mojado, aun así, conseguimos escuchar los latidos del corazón de Reneesme, eso me tranquilizo bastante, se podía escuchar las risas de Aro, y de Demetri, hasta que se hizo el silencio y algo rodo por el suelo.

 

¿Qué ha pasado? ¿Podía ser la cabeza de Nessy?¿podemos entrar ya?¿Edward por favor dime que está pasando?

 

  • Tranquila, Nessy ha atacado.

 

Mi marido me tomo de la mano y me tranquilizo con una sonrisa en la cara, él estaba atento escuchando todo lo que pasaba en aquella sala. Pero a mí me invadió el pánico, algo podría pasarle a mi pequeña en aquel momento.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *