Bukake con Selene
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Adoro a Selene desde que la conocí con trece años en un chat. Selene, era en ese momento una travesti muy hermosa, de pelo largo y rubio que le llegaba hasta la cintura. Su rostro era perfecto, sus ojos verdes enormes estaban custodiados por unas pestañas larguísimas, unos labios pequeños y carnosos, su nariz pequeña era casi inexistente. El detalle que la embellecía  era que su cuerpo estaba plagado de lunares y pecas, y le daba un aire infantil. Hacía que tuviese una carita de niña. Sus pechos siempre fueron enormes, con unos pezones que se notaban perfectamente por debajo de sus camisetas, aquellas que usaba de manera ajustadísima. Estrecha cintura y culo redondo, bien formado, caminaba de la manera más sensual que jamás he visto.

Hasta el día de hoy, sigue siendo mi amante preferida entre las travestis de mi ciudad. Preciosa e insaciable sexualmente.

Nunca me he cansado de chuparle su exquisito pene y de penetrarle el culo hasta el cansancio. Es tan hermosa y delicada que no tengo reparos en salir con ella a cenar o a ver una obra de teatro. Es más, considero que me siento orgulloso de saber que es más hermosa que otras mujeres. Una mujer que se digna de serlo. Otras seguro que la atacarían despreciándola al saber que Selene es travesti.

La historia que quiero relatar comienza cuando un día Selene fue a mi casa y nos pusimos a ver páginas de internet  donde un grupo de jovencitas orientales practicaban  un Bukake, ellas bebían vasos y copas llenas de semen, recibiendo en sus rostros decenas de eyaculaciones que las dejaban cubiertas totalmente de esperma.

Selene se interesó demasiado en el asunto y me pregunto:

  • ¿De qué manera podría hacer lo mismo? Pregunto dubitativa.
  • Necesitaras unos cuantos hombres que estén dispuestos a eyacularle en su rostro, en todo el cuerpo y que eyacularan dentro de cualquier recipiente que acumulara la leche para que luego se la bebiera. Como habíamos visto en la película.

Claro que el sabor del esperma Selene lo conocía a la perfección. Jamás dejo de tragarse una buena lechada y no dejaba gota de semen en su rostro sin que su lengua la atrapara. Algo que a mí me ponía brutisimo.

Días después Selene me pidió que le organizara una reunión donde pudiera juntar a varios hombres de confianza que la llenaran de semen como en los videos que habíamos visto. Estaba dispuesta a hacerlo y a que también la filmaran para luego disfrutar del video. Decidí ayudarla y participar del proyecto.

Mi primera medida fue encontrar un lugar donde pudiesen permanecer varios hombres a la espera de su turno para eyacular sobre ella. Pero lo solucione fácilmente cuando un amigo me presto un chalet en las afueras de la ciudad. Luego comencé a juntar el grupo de hombres dispuestos a hacerlo. Le dije a cada uno de ellos que podría venir con uno o dos amigos de confianza explicándoles por encima lo que iba a suceder, aquello aumentarían la cantidad de participantes. De esa manera llegue a juntar veintitrés hombres dispuestos a regar de leche a Selene y que ella disfrutara de su nuevo video privado..

El día acordado fue un sábado, por mañana temprano. Cuando llego el momento de que conocieran a Selene les comente que se trataba de una travesti. Recibí un par de quejas, pero cuando la vieron vestida con una malla color negra y unos zapatos de tacos altísimos, nadie se retiró del proyecto. Selene estaba esplendida. Su pelo suelto y su maquillaje le proporcionaban una cara muy bella. La malla negra ajustaba sus enormes tetas cubriendo apenas los pezones, ajustando su miembro de una manera perfecta, apenas parecía que entre sus piernas hubiese una buena polla con sus bellos testículos.

Después de las presentaciones comenzaron a formarse grupos de cinco hombres que entraban a la habitación donde estaba Selene esperándolos. Todos la rodeaban mientras ella observaba maravillada como iban a apareciendo cinco pollas ante su cara. Los hombres comenzaron a masturbarse mientras le tocaban las tetas o le acariciaban el pelo pasándole los penes erectos por su rostro. Ella los dejaba hacer e inclusive se metía una o dos penes en la boca. Estaba como enloquecida diciéndoles cuando se le cruzaba el cable.

  • Dármelas  todas, quiero ver semen ya mismo, hasta la garganta.

De repente uno de los cinco de la primera tanda la tomo por la cintura y la puso boca abajo, con su redondo culo bien para arriba. Los demás protestaron porque entonces Selene dejaba de chupar.

Incluso ella pidió seguir con esa actividad. Pero este joven era fuerte y estaba decidido con ganas de penetrarla. Se puso un preservativo en su enorme miembro y después de lubricarla le introdujo su Pene hasta los testículos. Selene gritaba de dolor y placer, lo que sirvió para calentar a los otros cuatro que entonces se pusieron delante de ella metiéndole todas las Penes en la boca o pasándoselas por la cara.

Selene aullaba de placer, su pene colgaba semierecto entre sus piernas, entonces no aguante y dejando la cámara me metí entre ella y el joven y comencé a chupársela. A los demás no le importó en lo más mínimo. El grandote que la estaba penetrando por el culo sacó su Pene y anuncio que iba a acabar. La puso a Selene acostada boca arriba y entonces expulsó tres chorros de esperma sobre su cara.

Tres más hicieron lo mismo, finalmente el otro restante y yo largamos nuestra leche sobre el inundado rostro de Selene que mientras tanto se masturbaba con su Pene erecta chupando el semen que le escurría alrededor de la cara.

Esa primera tanda fue increíble. Todas las eyaculaciones habían ido a parar directamente sobre su cara. Selene pasaba su lengua por sus labios y tragaba todo lo que podía, además juntaba esperma con sus dedos y se llevaba lo recogido a su boca. Era un espectáculo maravilloso. Los cinco hombres que la habían inundado de leche no paraban de hacer comentarios y de decirle a Selene que se tragara hasta la última gota. Ella así lo hizo mientras se masturbaba frenéticamente tomándose con su mano derecha su Pene y con la izquierda juntando semen de su cara. Uno de los cinco entonces se recostó junto a ella y comenzó a chuparle las tetas mientras el que la había penetrado le tomaba sus testículos y se los apretaba levemente para luego soltárselos y apretarlos nuevamente.

Selene gritaba exageradamente, pero algo de real había en esa especie de dolor y goce al mismo tiempo.

El joven gigante se divertía y se excitaba enormemente con el Pene de la travesti. De repente la tomo por la cintura y cargándola hasta el baño la introdujo bajo la ducha y el mismo la enjabono sin que nadie pudiera acercarse. Selene reía y por momentos gritaba, pero fuera de la habitación quedaban más de quince hombres preparados para destrozar a la hermosa travesti.

 

Continuara……

Descarga este relato para leer en tu tablet o ebook reader

Regístrate o Identifícate para acceder

 


¿Te ha gustado, si o si? Sugerencias, críticas, opiniones… ¡Gracias! 😉

¡No te pierdas ningún relato! Suscríbete ahora para recibirlos en tu email.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.